Y tú, ¿de dónde eres?

Chile

Por Melissa Torres, colombiana, licenciada en psicología y pedagogía, profesional voluntaria del proyecto “Promoviendo inclusión: educación intercultural” de Ciudadano Global.

 

“Y tú, ¿de dónde eres’”, era la pregunta que todos hacían cuando me veían rondar por el patio del colegio, en algunos se notaba una mirada expectante, curiosa, cada movimiento, palabra o cosa que me veían por muy cotidiana que fuera era contemplada con cierto asombro. Las preguntas y comentarios eran constantes, “¿Por qué hablas así?, mira cómo es su pelo, y qué haces por acá, y… ¿cómo son en Colombia?”  Su atención era capturada fácilmente y aproveche para conversarles a cerca de todas sus preguntas. Escuchar sus relatos sobre este primer encuentro conmigo, que en este caso me asociaban a lo novedoso y diferente, me interesaba mucho. Me contaron desde cómo era el mundo antes: “(…) nosotros somos españoles chilenos, y sabías que antes todo el mundo era Chile pero luego vinieron unos señores que separaron todo y formaron los demás países” me dijo un niño de 8 años. Hasta algunas de sus construcciones sobre la sexualidad (entendida ésta como la forma de entrar en relación con el otro): “¡oye! no lo abraces tanto… y sin cogerle el pecho o ¿es que eres lesbiana’”. Aquí pude ver la reproducción de esos imaginarios colectivos de la sociedad cuando se pretende señalar todo lo diferente, enrarecerlo, cuestionarlo y si es el caso violentarlo con el simple hecho de no reconocer su diferencia y solo tolerarla y hegemonizarla a lo que ya está instaurado y se debe hacer parte. En consecuencia reconocer al otro como igual desde su diferencia, es decir, vincularlo e integrarlo sin desconocer su cultura construyendo sociedad desde el intercambio dialógico social es lo que pretende la interculturalidad en un escenario de encuentros como la escuela. En este sentido si bien los chicos mimetizan muchos de los imaginarios colectivos de la sociedad  como lo muestra Elvis (10): “Algunos me dicen negro chocolate (…) y por eso no me gusta mi color (…) si hasta Michael Jackson se quitó y se puso otro color”, es en la escuela donde se desestructuran y se permiten los espacio para construir cultura desde la diferencia.  Por tanto, hacer de la escuela el espacio de intercambio cultural para la diversidad e interculturalidad  es el gran desafío de este proyecto, y estos algunos de los relatos del colegio San Alberto de la red Fe Y Alegría donde se inicia este gran trabajo.