Ayaviri: Creciendo y aprendiendo en comunidad

Perú
Conoce los resultados tras el cierre del primer ciclo del proyecto de América Solidaria en esta localidad, ubicada a más de 3 mil metros de altura, en Perú.

Alegría. Ese es el sentimiento que predomina tras el cierre del primer ciclo del proyecto “Yachay Wasi Llapanchis: Casa del Saber para todos“, donde participaron los profesionales voluntarios de América Solidaria, Liliana Colorado y Carlos Daza, trabajando en conjunto con la Prelatura de Ayaviri (Perú) y la comunidad educativa del Colegio Parroquial San Francisco de Asís.

El proyecto, que tiene contemplado continuar hasta diciembre de 2018, involucró tanto a profesores y alumnos como a los padres y madres del establecimiento educacional, ya que una de las situaciones detectadas durante la etapa de diagnóstico fue que los grupos familiares de los niños y niñas de Ayaviri se involucraban poco en el proceso educativo, ya que consideraban que ello era principalmente una responsabilidad del colegio.

Esto debe entenderse en el contexto de que la mayoría de estos padres trabajan en el campo, en labores de agricultura y ganadería, por lo que envían a sus hijos a estudiar a la ciudad, algo que obliga a los menores a cuidarse a sí mismos desde temprana edad. Además, unos 40 mil niños de entre 3 y 5 años no logran acceder al sistema educacional. Menos del 7% de quienes terminan la Primaria logran el rendimiento esperado en comunicación integral, cifra que baja a menos del 2% entre quienes están finalizando la enseñanza secundaria. Y en matemática, la cifra es inferior al 1%.

Frente a este desafío, la intervención realizada por los profesionales voluntarios de América Solidaria buscó, principalmente, “promover la corresponsabilidad en padres y madres de familia, a través de su participación activa en el aula, liderando cada padre o madre grupos de 5 estudiantes en el cual no estuviera su hijo/a”. ¿Los resultados? El logro esperado en comunicación integral aumentó desde un 17% a un 67%; mientras que en matemáticas el logro esperado pasó de un 64% a un 71%. Además, se logró fortalecer el trabajo en equipo y la resolución de conflictos, y se empoderó a las docentes y a sus grupos educativos a involucrarse activamente en el mejoramiento de la calidad educativa.

Otro de los aspectos trabajados durante este 2015 fue el desarrollo de proyectos solidarios con alcance tanto dentro como fuera del colegio. Así, las iniciativas de los cursos de Primaria se centraron en el respeto al medioambiente, la valorización de la identidad cultural y del idioma Quechua, el reciclaje, y el mejoramiento de la biblioteca. Éste último proceso contó con una gran participación de los padres y madres de familia.

Por su parte, los alumnos de Secundaria orientaron sus proyectos más “hacia afuera”, al resto de la comunidad: trabajando con los jóvenes y niños residentes en el Hogar Caná, visitando a adultos mayores y enfermos. También se llevaron a cabo charlas de autocuidado sobre consumo de alcohol -un problema grave entre la población adulta de Ayaviri- y se pintaron frases motivadoras en diversas calles de la localidad.

Quizá la mejor forma de resumir lo que fue este año de trabajo sean los dos videos que compartimos a continuación, realizados por nuestros voluntarios Liliana Colorado y Carlos Daza, y que dan cuenta de sus desafíos y logros.