Ayaviri de colores

Perú
La diversidad cultural de América y sus oportunidades

Las ciudades son como personas, algunas son hombre, otras son mujer, otras son como niños, otras nos enseñan como abuelos. Unas se refrescan en el mar, otras se visten de cordillera y otras bailan de colores. Las ciudades son como personas y son su gente, su diálogo, su moverse día a día, sus encuentros, su hombro a hombro y su alegría. Somos americanos y hoy día podemos conocer Ayaviri, una ciudad ubicada en el altiplano peruano, a través de la experiencia de Carlos Daza y Liliana Colorado, voluntarios profesionales de América Solidaria, trabajando con el proyecto “Escuela – Comunidad”.

Proyecto que “se enfoca en desarrollar fortalezas y habilidades pedagógicas en docentes, padres de familia y estudiantes, con el propósito de que la escuela sea un referente de desarrollo para su comunidad en términos de interacción, nivel académico y liderazgo”, como explica Liliana Colorado y manifiesta que el “el principal desafío está en que las estrategias de desarrollo diseñadas con la comunidad, logren sostenibilidad en el tiempo a través del trabajo de los mismos actores sociales”.

Y es a través de esta experiencia que nos encontrarnos con la riqueza de Ayaviri y nos lleva a reflexionar sobre la diversidad cultural de nuestro continente y las oportunidades que surgen para que, a través del trabajo en conjunto, podamos generar desarrollo.