¡Los nuevos voluntarios ya comenzaron su proceso de formación y pronto partirán a sus misiones!

Chile

Este lunes 17 de marzo recibimos en las oficinas de América Solidaria Chile a 24 voluntarios profesionales de distintas nacionalidades: Colombianos(as), Peruanos (as), chilenos (as), y por primera vez una uruguaya y una estadounidense, que estarán durante dos semanas en proceso de formación, antes de partir por un año a los proyectos que ejecutarán para la superación de la pobreza en el continente.

En esta etapa, los voluntarios deben involucrarse con su misión y con la operación de América Solidaria, para familiarizarse con el proceso de transformación social que les va a permitir realizar proyectos de calidad, sustentables y comunicables. Para eso, la formación se divide en tres partes: conocerse a sí mismo, conocer al otro y lograr un encuentro óptimo entre los actores del proyecto, y así garantizar su eficacia.

“Para nosotros como fundación es muy importante el proceso de formación inicial, ya que es el comienzo del desafío por el cual optaron nuestros voluntarios y voluntarias. Es decir, atreverse a estar al servicio de los otros con pasión, fortaleza y creatividad, jugándosela por una transformación social que comienza con ellos mismos y trasciende en las distintas realidades americanas, creando una América más consciente, justa y fraterna”, nos dice Consuelo Gutiérrez, encargada de formación y postvoluntariado en América Solidaria Chile.

Guatemala, Haití, Colombia, Ecuador, Bolivia y Chile serán los destinos de estos voluntarios que van a trabajar en proyectos de salud, educación y desarrollo productivo. Para Marisol Ortíz, voluntaria chilena con misión en Haití, este proceso es para “enfrentarse técnica y humanamente a lo que será el voluntariado y además compartir con los equipos que tienen misiones en otros países”.

El viernes 28 de marzo va a finalizar este proceso con una ceremonia, en donde están presentes familiares y amigos de los voluntarios, para despedirse e iniciar un año de servicio en las comunidades más pobres y excluidas del continente. ¡Le damos la bienvenida a estos jóvenes profesionales que nos están demostrando que es posible una América solidaria!